Una Constitución, un hogar común

Es momento de que nuestras ideas sean realmente escuchadas. Con mi experiencia, puedo decir que estoy preparado para abordar los debates técnicos que involucra la redacción de un nuevo texto constitucional, además, puedo decir que conozco muy bien la región de Arica y Parinacota, su realidad y necesidades históricas. He dedicado a ella la mayor parte de mi vida profesional y casi la totalidad de mi servicio público.

Necesito y quiero que me acompañes en este camino hacia el nuevo Chile, juntos haremos cambios efectivos y duraderos. Hagamos que esta Constitución llegue a buen puerto.